fbpx

Cuando los fantasmas vuelven

Cuando los fantasmas vuelven es que nunca se han ido del todo.

¿Cómo podemos dominar la mente?

La opción más sencilla es no prestando la atención que nos requiere, entonces se van temporalmente esos temibles fantasmas. Nuestra mente está programada por la educación que recibimos y por las experiencias, tanto las buenas como las malas, que nos van quedando grabadas en el subconsciente.

¿Cómo vuelven a aparecer esos fantasmas?

Puede haber diferentes formas. El Universo es muy sabio, por eso sabe darnos a cada uno donde más nos resuena.
Solo se tiene que repetir la misma situación que ha quedado reprimida en el fondo de nuestra mente para que esos fantasmas vuelvan a aparecer. Una misma situación se repetirá tantas veces, agravándose cada vez más, hasta que entendamos el mensaje que hemos de recibir.

Los fantasmas de los celos, de los miedos, del menosprecio por uno mismo, de la falta de creatividad… cualquiera de ellos se pueden aparecer, es cuestión de cruzarte en tu vida con un detonante que haga que explote, que se reviva una situación determinada.

Hace unos años vi un programa de magia, creo que era el mago Dynamo. Nos enseñó cómo, a través de la hipnosis, puede hacer que una persona cometa un delito. Se sentó en un cafetería, frente a un señor que estaba leyendo el periódico. Según nos iba narrando, a través de la mente, le enviaba el mensaje: tenía que entrar en una tienda de electrodomésticos y llevarse una televisión plana. La señal iba a ser una niña con un globo rojo. Este hombre, hipnotizado, salió del local, marchó calle abajo y al ver en una esquina a una niña con un globo rojo, se metió en una tienda y salió tan normal con una enorme televisión de pantalla plana de última generación entre los brazos. Claro que el guarda de
seguridad y unos cuantos dependientes fueron tras él. Sonó la alarma de la tienda y en ese preciso momento se presentó el equipo del programa para dar explicaciones a la gente de la tienda y al hombre que estaba, minutos antes, leyendo tranquilamente el diario en un café. Ese tipo de hipnosis, o poder mental, se lleva estudiando años con el nombre de MKUltra, quién haya visto la serie Stranger Things le sonará el nombre y ese estudio del poder de la mente está muy vinculado a historias oscuras de las teorías de la conspiración, pero no voy a entrar en eso ahora porque nos baja la frecuencia y no es mi propósito.

lo que hace que traigas el recuerdo

He querido contar la historia del Mago porque me llamó la atención “el detonante”, la niña con un globo rojo… nuestra mente funciona igual. No sabemos qué imagen tenemos en nuestro subconsciente que nos hará “saltar”. Dicen los científicos que investigan esas cosas de la mente, que si te dan una mala noticia tomando la sopa de la abuela, en tu subconsciente siempre quedará esa sensación de pena cuando rememores la sopa de la abuela.

Estos días atrás he sentido revivir viejas historias que creí tenía superadas, una vieja casa, una misma situación… y me he sentido vulnerable. Por esas “sincronicidades” de la vida pude ver durante este proceso una entrevista en el hormiguero al actor Dolph Lundgren, quien hace de Iván Drago en las películas de la saga de Rocky. ¿Quién no ha odiado a Iván Drago viendo Rocky IV? Pues en el hormiguero, el presentador le hizo una pregunta sobre una charla TED que impartió hace unos años en Santa Mónica, en la que cuenta que de pequeño sufrió malos tratos y mientras responde, Dolph se emociona y le veo como se le humedecen los ojos. No pude esperar y busqué la charla TED correspondiente y vi cómo explica su vida y cómo se enfrentó a sus fantasmas, que una vez alcanzó la fama aparecieron de nuevo años después de haber dejado atrás a ese muchacho maltratado por un padre que, a fin de cuentas, lo hizo lo mejor que pudo, no lo supo hacer mejor. La charla se llama On healing and forgiveness, se podría traducir como Sobre la sanación y el perdón y en ella cuenta cómo a través de las terapias de regresión y la meditación pudo abrazar una situación que le dejó marcado y cómo pudo perdonar a su padre y así trascender la situación. Abrazó a sus fantasmas.

Soy fan de las Charlas Ted, estas mini conferencias de entre 12 y 18 minutos que suelen dejar un poso en el alma son fantásticas. Una vez que empiezo a ver una, el mismo día me veo tres o cuatro seguidas. Hace tiempo descubrí que había una de Sting que en su momento no pude ver, así que puse en el buscador Sting Ted y apareció, como por arte de magia, una charla acorde al tema que necesitaba escuchar, esta vez sobre creatividad.

La charla se llama Cómo empecé a componer canciones de nuevo, en ella nos cuenta que un día, de repente, se encuentra que no puede escribir más, es como si las musas le hubiesen abandonado. Nos dice que él sabía escribir sobre experiencias propias, así que cuando se encontró con que ya no tenía nada que contar sobre su vida, se bloqueó.

Pero es que ese Universo que tan bien lo hace, le puso en una tesitura: enfrentarse a los fantasmas de su infancia. Así que volvió al pueblo donde creció, al lado de un astillero en el que trabajó su abuelo, su padre y al que se él negó a ir, y escribió y compuso unas canciones que son poemas para el alma. Pudo volver a componer tras abrazar a sus fantasmas.

La solución está en a mano…

Componer, escribir son otras formas de meditación, la creatividad, escribiendo canciones, conectando de nuevo con esas musas que nos dictan lo que nuestro corazón tiene que oír y nuestra mente transcribir. Meditar, dedicar tiempo a esos fantasmas de la mente, hablar con ellos, ver que es lo que quieren, que necesitan para trascender, da mucho trabajo, puede que sea muy duro, quizás sea verdad que es para valientes, pero a la vez es muy hermoso poder hacer de detective e investigar qué es aquello que asoma en la oscuridad. En muchas ocasiones tenemos ese miedo preconcebido por años de programaciones, pero realmente lo que quieren esos fantasmas es ayudarnos en nuestro camino de crecimiento personal.

Cuando nos enfrentamos a esos viejos fantasmas de la mente descubrimos que lo que realmente necesitan es amor, ese amor que nos damos a través de la meditación dedicándonos unos minutos a observar nuestras emociones y sentimientos para poder trascenderlos hacia ese plano de luz donde les corresponde estar.

Una vez que les miremos a los ojos y les abracemos, les podemos dejar ir.  La meditación nos ayuda a entender, a perdonar, a perdonarnos, a ver las cosas sin juicio entendiendo que todos somos responsables de lo que que hacemos y de cómo asumimos lo que nos hacen. Cuando descubrimos las respuestas nos volvemos menos vulnerables, hasta que lleguen nuevos fantasmas.

Lo bueno es que ya sabemos como tratarlos, con amor.

Jose Escudero

Pin It on Pinterest

Share This