fbpx

Cuando un libro te cambia la vida…

Yo siempre digo que existen dos formas de EVOLUCIONAR en esta existencia: una de ellas es vivir experiencias dolorosas que remueven y trastornan tus emociones hasta el punto de hacerte “tocar fondo”. En estos casos, tenemos que resurgir de las cenizas por nuestros propios medios o buscar la ayuda de terapeutas y especialistas que nos echen un cable para salir del pozo. La otra forma, quizás más amable y sutil, es la que nos proporciona la curiosidad y el instinto, y que nos hace buscar constantemente información ya sea en charlas, cursos, vídeos y, como no, en los libros de autoayuda y crecimiento personal.

Bueno, a veces toca la versión “híbrida” del aprendizaje. Buscamos información sobre un determinado tema por un lado y la vida nos “azota” con otras situaciones que nos obligan a remover todo lo que tenemos dado por sentado en nuestro interior. En ambos casos, solo podemos actuar de una manera: abrir los brazos y recibir lo que la vida nos ofrece con aceptación y gratitud… ¿Cómo lo sé? ¡Lo habré leído en algún libro!

Un libro, un “clic”

Creo que no soy la única persona que puede afirmar haber leído algún libro que, de alguna forma, me llevó a ese momento de despertar. Cuando algo resuena dentro de ti es como si hubiese un botón en tu interior que se activa como un engranaje que de repente pone en marcha ciertas partes de tu mente o de tu corazón que hacen que veas las cosas con claridad, ¡y eso es maravilloso y transformador! Y lo mejor de todo es que puedes tener muchos “clics” en diferentes momentos de tu vida y que cada uno de ellos se vaya sumando a un TODO… a un estado de conciencia plena.

Antes de seguir, quisiera hablar un poco de ese “clic”: yo lo comparo con estar en medio de la selva, donde mires hacia donde mires, solo ves lo mismo: una vegetación cerrada sin carteles que te indiquen el camino…

No llevas ni brújula ni GPS. Y, de repente, se te ocurre subir a un árbol, el más alto de este lugar. Desde ahí, ¡LO VES TODO! Conoces la extensión de ese todo, sabes en qué dirección debes ir si quieres llegar a una zona civilizada, también ves el río o las montañas. Y puedes ELEGIR el camino a seguir.

Los libros “brújulas”

Para mí, mi “árbol” tiene muchas hojas, pero no son verdes y llevan cosas escritas. Siempre que he necesitado marcar un rumbo en mi vida, he buscado algún libro que me hiciera de brújula. He leído tanto a Louise Hay, Wayne Dyer como a Mario Alonso Puig o Jose Escudero (¡barriendo para casa, claro!), entre muchos otros. A veces ni siquiera les he buscado, sino que han venido a mí de casualidad. Solo porque yo les necesitaba… ¿No es maravilloso?

Una de mis historias más recientes con un libro brújula me pasó al poco tiempo de empezar a trabajar en esta editorial. Como responsable de publicaciones de Isthar Luna Sol, me pidieron que revisara el libro Pasaje hacia una nueva mirada, de Chantal Dumont. Según el editor, “este libro es una joya”, y quería hacerle un lavado de cara para volver a ponerle en el mercado. Hasta entonces, había pasado desapercibido por mí, quizás por mi gran devoción por los libros de Laila del Monte, que siempre robaba el protagonismo en mi biblioteca mental.

La cuestión es que, para hacer bien mi trabajo, debería saber de qué iba este libro, lo que me llevó a abrirlo y empezar a ojearlo…

“Hay una sola condición para abriros a ese cambio hacia una nueva vida armoniosa y feliz, que elijáis decir sí, aceptando estar dispuestos a cambiar de mirada… Ven, ven conmigo a un mundo nuevo de paz y felicidad; sé por lo que estás pasando, porque yo mismo lo acabo de pasar, ven y quédate en paz.”

Os podéis imaginar mi cara de sorpresa al leer esta frase, ¿no? Creo recordar que hasta miré hacia ambos lados a ver si era una broma de mi editor. ¡Qué frase tan perfecta para MÍ y MI momento!

Mensajes que te tocan el alma y despiertan tu corazón

En los siguientes días en los que estuve devorando este libro, me empapé de su mensaje de amor, de felicidad, de sensación de que alguien me cogía de la mano y me guiaba. Y no os cuento eso para que compréis el libro (¡aunque lo recomiendo!), sino para haceros ver como todo lo que llega a nuestra vida es por algo, si estamos abiertos a ello. A cada uno nos tocará lo que necesitemos en este momento: una frase diferente a cada uno, de un autor más o menos conocido, con una cubierta más o menos colorida… Pero si buscamos con el corazón, será el mensaje PERFECTO para nosotros. En algunos casos, hasta nos puede cambiar la vida. La mía ha dado giros importantes gracias a esas pequeñas señales.

Así que, hoy, DÍA DEL LIBRO, piénsalo bien, por si quieres subir también a algún árbol, el tuyo, o si quieres regalar esa brújula a alguien que está perdido en medio de su selva.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This